Resumen Ejecutivo - Mayo 2020

Monitor Macro


Argentina quebrada y camino al default

El Estado Argentino está quebrado y lo sabemos todos. Lo dice el FMI, el propio Gobierno, la oposición e incluso lo reconocen los acreedores cuando piden renegociar de buena fe.

El pecado original fue duplicar el tamaño del Estado apoyado en el boom de los commodities la década pasada, comprometiéndose a un nuevo nivel de gasto público a futuro, pero con ingresos que finalmente fueron coyunturales.

En efecto, tras la crisis subprime de 2009 bajó el precio de la soja y el "Estado presente" quedó desnudo. Imposible de financiar. Desde esa fecha que argentina dejó de crecer, ya hace una década atrás.

tabla01

A partir de entonces y por esquivar el ajuste fiscal, el Estado salió a buscar los fondos que reemplacen al "yuyito". Se probó elevar la presión impositiva a un nuevo récord, pero no alcanzó. Por lo que arrancó una secuencia para confiscar todo ahorro privado, arrancando con el manotazo a las AFJP. Luego se estatizó a YPF y se pisaron las tarifas, para quedarse con la renta energética. En simultaneo se consumieron todas las reservas del BCRA y también se puso a emitir nuevamente dinero, devolviendo a la argentina su pasado de inflación estructural.

Pero no alcanzó, por lo que se le pidió plata a China a cambio de una base en vaca muerta. En 2015 se hizo un nuevo blanqueo impositivo, para luego empezar a tomar deuda con residentes, con acreedores externos, y finalmente el FMI, hasta agotar todo el crédito externo.

Es ahí cuando llega el actual Gobierno. Cuando ya no hay activos por manotear, ni pasivos por tomar. Sólo se tiene la maquinita para enfrentar el déficit que se gestó en la "década ganada". Pero alimentar al Estado con este placebo de papeles, ya sabemos que lo enfada y más pronto que tarde los escupirá en forma de inflación. Y ahí llega el Covid-19. Si no ahorraste en las buenas, no pretendas pasarla bien en las malas. De hecho, el Gobierno sabe que esto termina con "diez puntos más de pobreza".

tabla02

Negociación de la Deuda

Ecuador tampoco puede pagar la deuda en este contexto y decidió pedirles tiempo a sus acreedores para negociar después de la Pandemia. Pero el Gobierno Argentino tomó un camino más altanero. Hizo una oferta unilateral y dio un ultimátum de 20 días para aceptarla, amenazando que es eso, o el default.

La oferta es una quita simbólica sobre el capital, pero dinamitando los intereses a pagar, además de extender los plazos de pago. En números, la deuda externa a negociar suma USD 66.000 millones (sólo un 20% de toda la deuda) y la oferta propone una quita de USD 3.600 millones sobre el capital (5.4%), pero recortar en USD 37.900 millones el pago de intereses, casi dos tercios del total. Sobre ello exige un periodo de gracia de 3 años y patear varios años los vencimientos.

A grandes rasgos, a precios de mercado y con una tasa de descuento del 12%, la oferta ronda los 33 dólares cada 100 dólares que debe el Gobierno, lo que implica una quita del 67%.

tabla03

Por supuesto que el gobierno podría mejorar la oferta sin recortar tanto los intereses. Más recordando que el FMI financia al 3,5% y esta oferta tiene una tasa de interés promedio que pasa del 6,0% al 2,3%.

Pero igual de importante sería reducir la percepción de riesgo (la tasa de descuento) y eso sólo se logra mediante la presentación de un plan macroeconómico. Un plan que permita explicar cómo Argentina aumentará su capacidad de repago de esta deuda que pide refinanciar.

Pero previo al Covid-19, el nuevo Gobierno no sólo no presentó un plan económico, sino que los pocos pasos que dio fueron en dirección a relanzar el clásico plan que llevó a la Argentina al fracaso y a la sucesión de default. Esto es: pisar el dólar, pisar tarifas, cerrar la economía, alimentar la demanda con gasto público y financiar todo con emisión monetaria. Si ese programa funcionara, Argentina sería potencia desde que lo inició Perón. Pero sucedió todo lo contrario.

En definitiva, la pandemia se suma a los problemas estructurales de Argentina. Un modelo económico que ya tiene décadas para demostrar que no funciona, y que esa falta de crecimiento económico lo busca tapar con gasto público y el relato de "Estado presente". Estrategia que le suma un segundo problema: Emitir para financiar el gasto público trae como consecuencia una eterna inflación, previo a comerse todo el ahorro privado que encuentra para evitar prender la maquinita. Pero sin ahorro no hay inversión, y sin inversión no hay crecimiento. Secuencia que resume la Argentina de los últimos 80 años.

Países que ahorraron y además tienen crédito y moneda, podrán pasar la crisis del covid-19 apoyado en ellos. Pero Argentina no ahorra por su amor a Keynes, dilapida el crédito cuando lo dispone y hace 13 ceros que destruyó su propia moneda, por lo que está crisis no será fácil de sobrellevar. Pero si también se pelea con sus acreedores, muchos de los cuales confiaron en 2005 de la misma manera que lo hicieron en 2015, es una clara muestra que Argentina sólo busca un chivo expiatorio, además de no entender donde se origina su crisis eterna.

--

logo econometrica 312x83

Lavalle 465, Piso 2 C1047AAI
Buenos Aires, Argentina
www.econometrica.com.ar
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.
Tel: (+54 11) 4322-4668