Informe Especial - Junio 2020

Porque Vicentin no es Lufthansa


El anuncio de la expropiación de la empresa Vicentin ha generado un debate sobre si Argentina pueda estar en el camino de Venezuela, mientras que el gobierno intenta despegarse y comparar su actuar con el rescate del Gobierno alemán a Lufthansa.

Este informe presentará los detalles del caso Lufthansa que pondrá en evidencia que la acción del gobierno alemán se diferencia sustancialmente del actuar del Gobierno Argentino por cuatro razones:

•Primero, el rescate de Lufthansa se generó después de un pedido explícito de la empresa al gobierno alemán. El acuerdo necesita ser aprobado por el consejo de vigilancia de Lufthansa, además de respetar todo marco institucional dentro de la Unión Europea que busca evitar competencia desleal.
•Segundo. El gobierno alemán entrará con una participación accionaria equivalente al 20% de la compañía.
•Tercero. Estas acciones tendrán un limitado derecho a voto en la gerencia de la empresa.
•Cuarto. El Estado se compromete en vender sus acciones antes de 2024.

Alemania es un país de la UE. Se encuentra entonces en un área de libre circulación donde no se permite que los estados miembros otorguen ayudas estatales que falsean la competencia. Sin embargo, el brote del coronavirus ha llevado a la creación de un Marco Temporal relativo a las ayudas estatales destinadas a respaldar la economía.

Desde marzo, para amortiguar el impacto de la crisis, la Unión Europea permite a los países garantizar que las empresas nacionales dispongan de suficiente liquidez para preservar la actividad económica. En particular, se ha permitido el uso subvenciones directas, garantías estatales para préstamos concedidos por bancos a empresas, prestamos públicos y seguros de crédito a la exportación a corto plazo.

table01

En mayo, la magnitud de la crisis ha llevado a una ampliación del Marco Temporal. En particular, se ha adoptado una modificación que permita intervenciones públicas que aporten a las empresas capital y/o instrumentos híbridos de capital que puedan reducir el riesgo de insolvencias.

Sin embargo, tal como reconoce la Comisión Europea, estos instrumentos pueden falsear considerablemente la competencia entre empresas. Por tanto, estas intervenciones están supeditadas a unas condiciones claras respecto a la entrada, la remuneración y la salida del Estado de las empresas afectadas, a unas disposiciones en materia de gobernanza y a la adopción de unas medidas adecuadas para limitar falseamientos de la competencia.

Los estados miembros pueden conceder medidas de recapitalización solo si las futuras empresas beneficiarias presentan una solicitud por escrito. En tal caso, las medidas de recapitalización deben cumplir las siguientes condiciones:
•Sin la intervención estatal, el beneficiario cesaría en su actividad o tendría graves dificultades.
•La intervención responde al interés común (evitar problemas sociales, pérdida significativa de empleo, la salida de una empresa innovadora o de importancia sistémica, el riesgo de perturbación de un servicio importante).
•El beneficiario no puede conseguir financiación en los mercados en condiciones asequibles y las medidas existentes estatales para cubrir las necesidades de liquidez son insuficientes para garantizar su viabilidad.
•El beneficiario no es una empresa que ya estaba en crisis el 31 de diciembre de 2019.

Si se cumplen las condiciones, la intervención pública debe ser temporánea y la recapitalización debe amortizarse cuando la economía se estabilice. En fin, el beneficiario debe tener en todo momento la posibilidad de recomprar la participación en el capital que el Estado haya adquirido.

A fin de evitar falseamientos indebidos de la competencia, no se permite a los beneficiarios ni practicar una expansión comercial agresiva financiada por las ayudas estatales ni asumir riesgos excesivos. Si el beneficiario de una medida de recapitalización es una empresa con poder de mercado significativo, los Estados miembros deben proponer medidas adicionales para proteger la competencia efectiva en dichos mercados.

Además, hasta que las medidas de recapitalización no hayan sido amortizadas íntegramente, no se pueden ni distribuir dividendos, ni efectuar pagos de cupones no obligatorios, ni recomprar acciones, salvo en relación con el Estado.

El objetivo del Marco Temporal es orientar el apoyo a la economía y limitar al mismo tiempo las consecuencias negativas para la igualdad de condiciones en el mercado. Por esto las medidas tienen carácter temporal.

Otra diferencia con Vicentin es la situación económica de Lufthansa. El último informe anual presenta la solidez económica de la empresa: en los años precedentes al 2020 se generaron útiles y se amplió el número de empleados. La empresa cumple entonces con la condición de no estar en crisis antes del diciembre 2019. Además, Lufthansa genera un servicio importante para Alemania ya que fomenta el turismo al país y sus exportaciones. Se trata de una empresa sistémica y, merece recordar, totalmente privada desde 1997.

table02

En fin, ha sido la misma Lufthansa que, a comienzo de mayo, solicitó la ayuda estatal. De hecho, el brote del virus había provocado un paro de los vuelos y la compañía se estaba acercando a la quiebra. Se calcula que en abril perdía un millón de euro por hora. A partir del pedido de Lufthansa se han llevado a cabo negociaciones entre la empresa, el estado alemán y las instituciones europeas.

El acuerdo alcanzado prevé un rescate del gobierno alemán por un monto de 9 billones de euro. Alemania se convertirá en el primer accionista de la compañía con casi el 20% de las cuotas, aunque con derecho de voto limitado. La participación estatal en Lufthansa será temporal: el estado tendrá que vender sus cuotas antes de 2024. A cambio, con el fin de no perjudicar la competencia, Lufthansa tendrá que renunciar a algunos slots en los aeropuertos más importantes de Alemania (Frankfurt y Múnich). Estas medidas tendrán que ser aprobadas por los accionistas de la compañía el 25 de junio.

table03

Consideraciones finales

Es evidente que Lufthansa es un caso distinto. Se trata de una empresa sólida y sistémica que fue obligada a pedir una ayuda estatal por las pérdidas debidas al coronavirus. Además, el estado está vinculado en seguir estrictas reglas para el rescate al fin de evitar distorsiones en el mercado.

Estas reglas, modificadas después del brote del virus, permiten apoyar a las empresas en dificultad a través de otras medidas que no sean la recapitalización. Es de decir que la decisión de entrar en el capital de la empresa se llevó a cabo después de haber considerado el uso de garantías públicas, subvenciones, préstamos o seguros de crédito. Además, la recapitalización se realizó por pedido de la empresa y tiene un carácter temporáneo.

En definitiva, las modalidades de la expropiación de Vicentin hacen de Argentina un "estado empresario" mucho más parecido a Venezuela que Alemania.

--

logo econometrica

Lavalle 465, Piso 2 C1047AAI
Buenos Aires, Argentina
www.econometrica.com.ar
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.
Tel: (+54 11) 4322-4668