Agosto 2015

Monitor Macro

El Swap Chino salvó el 2015

El fin del súper-ciclo de las commodities impacta con fuerza en la región.

En Venezuela las exportaciones caen más de 45%, la economía más de 6%, la inflación entró al terreno de los tres dígitos, y sobrevuela la posibilidad cierta de un posible default de la deuda externa.

En Brasil las exportaciones caen un 15% en el primer semestre y salen capitales privados, combinación que derivó en un menguado flujo de dólares que impactó de lleno en el mercado de cambios. La devaluación ya supera el 50% interanual, dado que el Banco Central decidió no sacrificar ni un dólar de las reservas acumuladas por defender la moneda, como suele hacer la Argentina.

La devaluación conllevó una caída del consumo en general y de lo importado en particular, buscando reequilibrar el sector externo, a costa de una caída del PBI superior al 2% este año y una inflación que coquetea con volver a los dos dígitos (9%).

El déficit fiscal alcanzando un récord de 8% del PBI en medio de una crisis política de magnitud, le quita brillo al "grado de inversión" y no despeja la incertidumbre económica de cara al 2016.

En Argentina el swap Chino salvó al 2015 y la aisló del vendaval internacional. Los dólares comerciales desaparecieron con el colapso de la soja, pero con una increíble sincronía, aparecieron los dólares del swap chino. El enroque de dólares comerciales x financieros evitó la devaluación, e incluso aventuró al Gobierno en aumentar el atraso cambiario para estimular el consumo en un año electoral.

Ahora bien, de los USD11.000 que prestaron los Chinos, Argentina ya usó USD 8.300 millones a Julio, a un ritmo mensual de USD 830 millones desde Octubre pasado. El número implica que sostener el atraso cambiario, aún contenido con cepo, demanda USD 830 millones mensuales de deuda externa para evitar una caída en las reservas del BCRA.

tabla01

En el detalle, los USD 830 millones el Estado los gasta en los subsidios que otorga a la clase media y alta para ahorrar en dólares y viajar al exterior, mientras contiene con restricciones y cepos, las importaciones, los giros de intereses y las utilidades al exterior.

No es la primera vez que Argentina encuentra en la deuda externa la mejor manera para patear los problemas en terreno de la próxima gestión. El actual cepo demanda casi USD 10.000 millones de dólares anuales (830 x 12), que este año se financió con el Swap Chino y que se estaría agotando para Octubre. Justo un año para gastar los USD11.000 millones.

Como no hay nuevos dólares a la vista, el Gobierno empezó a vender seguros de cambio para absorber pesos, al colocar bonos ajustados por la devaluación del oficial. Dejando un negocio "servido en bandeja" si uno considera que el Estado lo vende en el momento de mayor atraso cambiario desde el 2001. Otro subsidio del Estado y van....

En definitiva, el swap chino salvó el 2015, y el mercado apuesta que un acuerdo con los holdouts es la llave para salvar el 2016.

tabla02

--

logo econometrica 312x83

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.
cel.155-109-1560 twitter: @rcas1
oficina: 4322-4668