Abril 2015

Monitor Macro

Brasil en Crisis y Argentina en Trance Político

El nuevo contexto internacional de commodities en baja y menor flujo de capitales hacia los emergentes, está golpeando con fuerza a la región. En Brasil las exportaciones ya descienden a un ritmo del -24% interanual (feb-15) y la producción industrial cae -9% interanual (feb-15).

Los dólares financieros también dejaron de entrar, combinación que derivó en una rápida devaluación del real que acumuló un 40% interanual (marzo-15), y que marginalmente se trasladó a los precios. La inflación de los últimos tres meses no bajó de 1,2% mensual (15% anualizada) y elevó la acumulada a 8,1% los últimos doce meses. El alza de la inflación fue lo suficiente para dejar atrás al salario que crece a menor ritmo, 3,6% interanual el último trimestre, augurando un mayor descenso de la alicaída demanda interna.

El deterioro de la demanda agregada, tanto por el frente externo como el interno, derivó en un rápido ajuste de las expectativas para el año, y ya se proyecta una contracción del PBI cercana al 2% para Brasil.

Por su parte, en Argentina también las exportaciones caen un 25% interanual (feb-15), y la industria lo hace un 7% (mar-15, FIEL). La diferencia está en que como nunca entraron capitales que hoy quieran salir, no aumentó la presión ya existente en el mercado cambiario administrado con cepo. De hecho, en igual periodo bajó el paralelo.

Ahora bien, todas las monedas de la región se devalúan con fuerza, salvo Argentina que apuesta a profundizar el atraso cambiario para impulsar el salario real y con ello el consumo, e intentar que el vendaval externo no afecte la estrategia electoral.

El costo será dejar mayores distorsiones macroeconómicas para el 2016. De hecho, esperamos desaparezca el saldo comercial este año, el déficit fiscal llegue a 5% del PBI y el atraso cambiario alcance un nuevo récord en la post convertibilidad. Con 31 mil millones de reservas, el mercado ya descontó que el Gobierno dispone de financiamiento para sostener las distorsiones hasta fin de año, sin necesidad de devaluar ni claudicar principios.

Ahora bien, ello implica que el Gobierno entrante arrancará sin abundantes reservas en el BCRA, ni saldo comercial, ni financiamiento externo. Es decir, sin dólares para domesticar un atraso cambiario récord que devora dólares sin parar y que hoy se contiene con el cepo. Igualmente el mercado se ilusiona que arreglar con los "holdouts" permitiría un acceso ilimitado a los mercados financieros, y que sin pruritos el próximo Gobierno tomará deuda para empachar de billetes al atraso cambiario. Si bien no sería la primera vez que pasa, también es cierto que las historias no suelen repetirse.

tabla01

tabla02

--

logo econometrica 312x83

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.
cel.155-109-1560 twitter: @rcas1
oficina: 4322-4668