Informe Especial - Noviembre 2016

Las incógnitas de la política de Donald Trump

A pocos días del sorprendente triunfo electoral de Donald Trump, las implicaciones de su política para Argentina y el mundo distan mucho de ser claras. Sus primeras declaraciones tienden a contradecir algunas de sus promesas pre-electorales, tanto en lo referente a "Obama Care", como a la construcción del muro, que ahora podría ser un cerco, o a la deflación de su Fuerza de Deportación contra 12 millones de residentes indocumentados

convertida en un plan para deportar o encarcelar a unos dos millones de delincuentes de origen extranjero.

Tampoco la designación de sus inmediatos colaboradores arroja demasiada luz sobre la orientación de su gestión: Reince Priebus, un moderado miembro del establishment Republicano como Jefe de Gabinete y Stephen Bannon, un controvertido racista de extrema derecha como estratega principal.

Pero además de las contradicciones resultantes de la volatilidad del Presidente electo, hay algunos condicionantes que acentúan aún más la incertidumbre, comenzando por el hecho de que su triunfo en el Consejo Electoral no está respaldado por el voto mayoritario de la ciudadanía, que favoreció a Hillary Clinton y que, una vez pasada la euforia afectará la solidez de su mandato para implementar medidas conflictivas.

Otro factor importante es la marcada discrepancia entre los aspectos más críticos de su anunciada política económica con la posición tradicional del partido Republicano sobre déficit y endeudamiento, en particular con Paul Ryan ("Speaker of the House"), reconocidamente conservador en temas presupuestarios que podrá decidir si cualquier propuesta de Trump recibe tratamiento en el Congreso.

En efecto, su anunciado plan de reducir impuestos a las empresas y a las clases más privilegiadas y al mismo tiempo emprender un agresivo plan de obras públicas conlleva un aumento en déficit fiscal estimado entre 3 y 4,5 billones de dólares (trillones, en la nomenclatura de los EEUU), es decir entre 15 y 22% de la deuda actual, o entre 17 y 25 por ciento del PBI. Es todavía muy temprano para predecir la receptividad que tales propuestas tendrán en el Congreso Republicano. Y resulta paradójico que después de despotricar contra en endeudamiento externo durante la campaña, su plan lo incrementaría enormemente.

Cabe entonces preguntarse si intentará implementar esas promesas o tenderá a "flexibilizarlas" al enfrentar la realidad de gobernar. Una afirmación repetida durante la campaña, acusando al FED de mantener tasas de interés bajas para favorecer a la administración Obama le plantea ahora el dilema de que un aumento en las mismas puede afectar significativamente las posibilidades de crecimiento económico. Tampoco queda claro cuál sería la actitud del FED ante la posible implementación de un plan con potenciales efectos drásticos en la tasa de inflación.

Pese a esa incertidumbre, los mercados comenzaron a dar señales sobre un posible aumento de tasas de interés, con la tasa del bono a 10 años de la Tesorería aumentando del 1.88% al 2.34% en los días transcurridos desde la elección.

tabla01

Esa suba fue acompañada de un aumento del 4,0% en el valor del dólar sobre el euro (de 0.9051 el día antes de las elecciones a 0.941 a la fecha), una tendencia que no favorecería la competitividad de la economía norteamericana o la reducción del déficit comercial.

Finalmente, su preconizada política de proteccionismo económico no sólo está en conflicto con la tradicional posición Republicana, sino que puede generar interminables problemas en la Organización Mundial de Comercio, así como una guerra proteccionista, algo ya anunciado por China que amenaza con cancelar órdenes de aviones Boeing e importaciones de soja y maíz.

El 14 de noviembre trascendió que en respuesta a los anuncios de Trump el gobierno chino considera la posibilidad de trabar las ventas del iPhone en ese país si esos anuncios se materializan. Como resultado, las acciones de AAPL cayeron un 3.5% durante el día, aunque se recuperaron algo al cierre terminando con una pérdida del 2%. Si bien se trata de una situación puntual, no deja de ser una advertencia sobre las consecuencias de una potencial guerra proteccionista.

Las contradicciones e incertidumbre esbozadas en los párrafos precedentes dificultan la tarea de predecir los potenciales efectos del "trumpismo" sobre los planes del gobierno argentino y sobre la economía de nuestro país, aunque resulta paradójico que mientras Argentina intenta volver a una economía de mercado, los Estados Unidos aparentan tomar el camino inverso.

Sin embargo, no es aventurado decir que un potencial florecimiento del proteccionismo, restricciones a los movimientos de capitales y el posible incremento en las tasas de interés serán un obstáculo más en la recuperación económica argentina y pondrán paños fríos a los planes de inversión extranjera en el país. Una idea de la expectativa del mercado local fue la fuerte caída de los títulos argentinos y la suba del valor del dólar contra el peso.

-

logo econometrica

Lavalle 465, Piso 2 C1047AAI
Buenos Aires, Argentina
www.econometrica.com.ar
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.
Tel: (+54 11) 4322-4668